¿Para qué la Mediación?

Una solución que no llega a tiempo no es una solución.

RESOLVER EN VEZ DE FINALIZAR

Dando respuesta únicamente a los efectos visibles de un conflicto, se le pondrá fin, pero, seguirá vivo.

En mediación creemos que, para poder gestionar de manera constructiva un conflicto, es necesario llegar a los intereses de fondo de cada asunto.

CAPACIDAD DE DECIDIR

La solución es vuestra. Nadie decide por vosotros/as en los aspectos que os afectan sólo a vosotros/as.

BREVEDAD

Los conflictos desgastan. Si la solución se retrasa, aumenta el malestar emocional y la posibilidad de que se agraven y se enquisten.

CONFIDENCIALIDAD

Se trata de un espacio protegido. No se hace público algo que es íntimo y privado. Ninguna información que salga en las sesiones será revelada, ni siquiera aunque llegara a haber un proceso judicial sobre el mismo asunto.

VOLUNTARIEDAD

Sólo si queréis y os es útil. Cualquiera de los/as dos puede decidir abandonar en cualquier momento. Si no es posible el acuerdo, siempre queda abierta la vía judicial.

MENOR COSTE ECONÓMICO

Resulta una opción menos costosa económicamente con respecto a la vía judicial.

¿Para qué la Mediación?

"Si, al menos, una/o de los dos quiere intentarlo, la mediación puede ser vuestro camino"