Mediación Familiar

Creemos que cada familia es única y que, por tanto, no sirven modelos preestablecidos. Lo que es útil para una familia puede no serlo para otra.

Y creemos que cada familia es capaz. Nadie conoce a vuestra familia mejor que vosotras/os y nadie va a poder daros una solución mejor que la vuestra.

La mediación sirve para encauzar situaciones muy comunes dentro de la vida de las familias, cuidando a todos sus miembros y, sobre todo, cuidando lo más importante: el bienestar de las niñas y niños.

Ruptura de pareja:

En la separación:

  • La mediación puede servir para reorganizar la nueva situación tras la ruptura.
  • Los acuerdos obtenidos de forma consensuada son más fáciles de cumplir.
  • Nadie va a ganar a nadie. Vais a ganar los dos. Y, sobre todo, van a ganar vuestros hijos e hijas.

Tras la separación:

Estos acuerdos de reorganización familiar pueden necesitar ser revisados si las circunstancias cambian y dejan de seros útiles o ante situaciones de incumplimiento.

Dificultades de convivencia dentro de la Familia.

Dificultades de entendimiento entre padres /madres, e hijos/hijas adolescentes, tareas de hogar, horarios, estudios…

Situaciones en las que un miembro de la familia necesita asistencia y cuidados.

 

Diferencias acerca del reparto de la herencia

 

Y cualquier otra dificultad, como relaciones personales distantes, desencuentros entre las familias políticas, diferencias sobre propiedades o negocios comunes…etc.

"Si sois padres y creéis que colaborar entre vosotros es la mejor manera de ayudar a vuestros hijos e hijas, la mediación puede ser vuestro camino"