Mediación Vecinal

La convivencia vecinal es, por su propia naturaleza, fuente de diferencias.

Comparten espacio personas que no se han elegido e, inevitablemente, surgen diferentes formas de entender las cuestiones que les afectan.

Si no se trabajan, estas desavenencias pueden llegar a enquistarse afectando gravemente a la calidad de vida de los vecinos.

Las diferencias vecinales tienen difícil solución judicial. Muchas veces, la sentencia no soluciona el problema de fondo, que sigue presente haciendo la convivencia difícil y costosa.

La mediación es un cauce idóneo para los diferentes conflictos que pueden surgir en la vida de las comunidades:

Internos (diferencias dentro de la comunidad):

Ruidos, animales domésticos, uso de espacios comunes…

Externos (diferencias entre la comunidad y otros agentes)

Problemas con lonjas, empleados de la comunidad, ejecución de obras, viviendas colindantes…

 

Permite dar solución a la controversia escuchando a todos los intervinientes y cuidando la convivencia.

"Si vais a seguir relacionándoos en el futuro, la mediación puede ser vuestro camino"